JM School Tools - шаблон joomla Авто

Séptimo año de labores

 

Queridos Padres de Familia, compañeros de trabajo, amigos, colaboradores.

 

Todos ustedes son igualmente importantes en este proceso pedagógico.

 

Estamos viviendo una situación demasiado crítica a nivel económico, social y cultural, porque la célula de la sociedad, la familia está en crisis, presenta u deterioro que se vive y se siente a nivel local, nacional y mundial y cada uno de nosotros como seres únicos e individuales estamos perdiendo nuestra identidad.

 

TODOS los que estamos aquí reunidos, formamos parte de esta comunidad humana, cada uno de nosotros somos ejemplo de vida y tenemos la obligación de cuestionar y concientizarnos del mundo que le estamos dejando a nuestros hijos. Estamos permitiendo que los medios de comunicación nos desplacen y llenen a nuestros hijos con falsos ídolos, falsos sueños y falsos valores, creando ambientes de stress, apoyados por la corrupción de todos los estamentos del estado.

 

Queridos Padres de Familia, debemos tomar decisiones inmediatas, persistentes y definitivas, en pro del bienestar de nuestras familias, debemos buscar la verdadera felicidad en el seno de nuestras familias. El dinero es muy importante pero el dinero no compra un hogar, ni la satisfacción, ni la alegría, ni la realización como seres íntegros, tolerantes, amorosos ni comprensivos; el dinero nos da alegrías pasajeras que no remplazan el AMOR DE UNA FAMILIA.

 

Si nos damos cuenta dejamos a un lado el tiempo que dedicamos a NUESTROS HIJOS por cumplir con obligaciones económicas adquiridas fácilmente en el mercado y nos olvidamos que lo único que NO podemos recuperar es el tiempo.

Los 7 primeros años de vida es la época más importante del ser humano, en estos años se siembra y se fundamentan las bases del hombre y la mujer del mañana.

 

La satisfacción constante de los caprichos de estos pequeños por parte de nosotros los adultos, les hace creer que en este mundo solo se compra y se vende y paradójicamente queremos VER VOLAR A NUESTROS HIJOS MUY ALTO.

 

Recuerdo un escrito de un hijo a sus padres:

 

Quiero subir muy alto. Primero quiero subir de rama en rama, para perder el miedo a la altura. Quiero tener amigos para compartir la aventura. Quiero aprender, porque saber me da seguridad en cada paso que doy. Quiero AMAR, pues el camino sin compañía es muy aburrido. Quiero construir un nido como el de mis padres, para mis hijos y cuando esté arriba, quiero que estén conmigo; porque si un día vuelo será gracias a ti Papá, a ti Mamá.

 

Por esto tengo que aceptar que mi cuerpo no es inmortal, que envejece y un día se acabará.

 

Tengo que aceptar que todo es pasajero, transitorio y que vine al mundo para hacer algo por él y dar lo mejor de mí.

 

Tengo que aceptar que mis padres no duraran para siempre y que mis hijos escogerán sus caminos sin mí.

 

Tengo que aceptar que mis bienes solo me fueron confiados en préstamo, no me pertenecen y son fugaces. Que mi casa es solo un techo temporal. Tengo que aceptar mi fragilidad, mis límites y mi condición mortal, de ser efímero y pasajero.

 

Tengo que aceptar que la vida continúa conmigo o sin mí y que poco a poco pasare al olvido.

 

La vida es un regalo y debemos hacer de este viaje algo único y fantástico.

 

Debemos ser generosos y compartir con los que necesitan.

 

DEBEMOS VIVIR BIEN, GOZAR LA VIDA Y SER FELICES.

 

Stella León.

Lecturas - Temas de Interés